arrow down icon
Agrega una Receta
Lista de Compra
Favoritos
Kraft Recepies
language toggle icon
My Food and Family
language toggle icon
My Food and Family
Chiles (Ajíes)

Chiles (Ajíes)

Cuando se trata de elegir chiles existen cientos de variedades disponibles. Desde grandes y casi dulces a diminutos y ferozmente picante, los chiles son muy versátiles en la cocina. Se pueden usar como condimento o cocidos, rellenos y horneados enteros, rebanados y encurtidos, secos y molidos, asados y hechos puré en salsas.

Por lo general, mientras más pequeño el chile más picante es. Su color varía desde el amarillo, anaranjado y verde a rojo y negro. Tanto frescos como secos, los chiles se consiguen durante todo el año. Por lo tanto, escoge unos cuantos chiles y deja que su picante sabor le dé calor a tus comidas de invierno.

Cómo comprar

  • Selecciona chiles firmes, de colores brillantes con piel lustrosa sin machucones. Evita comprar los que tienen tallos mohosos, machucones o los que estén marchitos.
  • Refrigera los chiles frescos en una bolsa plástica abierta de 7 a 10 días.
  • Guarda los chiles secos en un envase hermético en un lugar fresco y seco hasta por 6 meses.

Cómo preparar

  • Se recomienda usar guantes de goma o de plástico para manipular los chiles y evitar tocarse la cara o los ojos. El picor se encuentra en los aceites que hay dentro de las semillas y las venas. Estos aceites pueden irritar la piel y causar un escozor doloroso en las manos, labios y ojos.
  • Siempre lava bien las manos, la tabla de cortar y el cuchillo con agua caliente con jabón después de manipular los chiles y deshazte de los guantes usados.
  • Enjuaga los chiles frescos con agua fría. Las venas blancas y las semillas que hay en su interior contienen 80% de su sabor picante. Puedes quitarles éstas total o parcialmente para disminuir el sabor picante de un platillo.
  • Para quitarles las venas y las semillas, corta los chiles a lo largo por la mitad. Si lo deseas, quítales también los cabitos junto con las venas y las semillas y luego, pica los chiles a tu gusto.
  • Para asar los chiles frescos, mira las instrucciones en el video Cómo asar chiles rojos en nuestra sección Escuela de Cocina.
  • A menudo los chiles secos se tuestan antes de hidratarlos en líquido. Para tostarlos, ponlos en una sartén pesada y seca; cocínalos a fuego medio hasta que suelten su fragancia y estén levemente tostados, volteándolos frecuentemente con unas pinzas; déjalos enfriar.
  • Remoja los chiles secos tostados en agua caliente hasta que se ablanden. Quítales y desecha los tallos y las semillas. Pícalos o muélelos en la licuadora con una pequeña cantidad de agua hasta formar una pasta. Ten mucho cuidado cuando añadas chiles picantes a un platillo que estés cocinando. Empieza con una cantidad pequeña, ya que la cocción intensifica su sabor picante.

Nutrición

  • Bajos en calorías y ricos en vitamina C.

Con qué servir

  • Dale un toque picante a tus salsas favoritas de vegetales o frutas añadiéndoles un poco de chiles frescos bien picados.
  • Agrega a los huevos revueltos y a los omelets un sabor que te hará abrir mucho los ojos al añadirles un poco de chiles frescos picados durante su cocción.
  • Intensifica el sabor de las hamburguesas y las salchichas OSCAR MAYER Wieners coronándolas con jalapeños rebanados y queso KRAFT Monterey Jack Cheese.
  • Revuélveles un poco de chipotles enlatados o chiles secos molidos a tus recetas favoritas de chili y guisados para obtener un sabor picante y ahumado.
  • Dale más sabor a los salteados y otros platillos usando aceite con sabor a chile. Simplemente saltea brevemente un chile picante en el aceite. Saca y desecha el chile y continúa la receta con el aceite saborizado.

Similar Articles
View All
cookie settings